dimarts, 25 d’octubre de 2016

Sobre... Petjades a la sorra

Cuando lo estabas pasando peor

Aquest conte que ara us llegiré el vaig veure per primera vegada en el tauler d'anuncis d'una residència d'ancians. He pensat que seria bonic que el sentíssiu i que el poguéssiu explicar a algun dels vostres beneficiaris. Per al creient és molt consolador pensar que no ens falta mai la companyia del Senyor al llarg de tota la nostra vida, fins i tot en aquells moments tan dolorosos que ens poden fer pensar que Déu ens ha oblidat.
És un conte que ens fa reflexionar sobre la necesitat de companyia que tenim els éssers humans. Aquest és el tema que, sense anar més lluny, és el que ens mou a estar aquí: intentar alleujar les mancances de companyia. El conte també ens fa sentir que hem de ser misercordiosos com ho és el nostre Pare del cel a qui, com a fills seus inexperts i petits que som, intentem assemblar‐nos no deixant mai sols i abandonats els nostres amics desvalguts, especialment en el moments més dificils de les seves vides, donant-los sempre el suport que necessiten. Com que sé que sempre doneu el millor de vosaltres mateixos estic segura que us agradarà. El conte diu:
Una noche un hombre tuvo un sueño. En él caminaba por la playa, mientras en el cielo se iban reflejando, una a una, escenas de su vida. Ante cada escena se marcaban en la arena dos pares de huellas: las suyas y las de Dios. Cuando pasó ante él la última escena de su sueño, se dio la vuelta para mirar las huellas en la arena. Vio extrañado, y también algo enfadado, que en muchas ocasiones, en los peores momentos de su vida, solo había un par de pisadas.
En ese instante se despertó sobresaltado. Recordó el sueño con toda claridad. Claro: ya sabía lo que pasaba. Se dio cuenta de lo que había sucedido en las etapas más tristes y oscuras de su vida. Aquel pensamiento le confundió mucho e inquirió a Dios con estas palabras: «Dios mío, dijiste una vez que cuando quisiera seguirte, caminarías conmigo hasta el final. Pero he visto que en los momentos más difíciles de mi vida, cuando más te necesitaba, sólo estaban mis huellas en la arena. No entiendo por qué me abandonabas»
Hubo un momento de silencio y cuando el hombre ya no esperaba respuesta, escuchó una voz —la de Dios— que le decía: «Hijo, yo te amo. Nunca te abandonaría. En esos momentos de sufrimiento, cuando peor lo estabas pasando, no eran tus huellas las que aparecían sobre la arena. Eran las mías mientras yo te llevaba en brazos».
Aquest conte és una adaptació d'un poema brasiler.

D'altra banda i ja per acabar tan sols dir-vos que si voleu llegir el Resum de l'anterior trobada del 27 de setembre de 2016 podeu fer-ho clicant aquí