dimecres, 30 de març de 2016

Sobre... Escoltar sense prejudicis

S'OBRÍ LA REUNIÓ DEL MES DE MARÇ DE L'EQUIP DE VOLUNTARIS AMB AQUESTA LECTURA

Càritas és...
«Cáritas es, ante todo, amar: caminar de la mano de las personas, mirarlas a los ojos y abrazarlas desde el corazón» 
Estas palabras, definidoras de la esencia de la entidad, adquieren significado a través del compromiso de los trabajadores y trabajadoras y del voluntariado que a diario acompañan a personas. Son còmplices de su fragilidad y tristeza, pero también de la esperanza y de las potencialidades que cada cual atesora a pesar de no ser consciente de ello.
«Acompañar es un arte: el equilibrio entre la proximidad y la distancia adecuada para no acabar arrastrado por las emociones que te despierta el otro» 
explica Albert Frago, trabajador social de Cáritas Barcelona. En estos 7 años en Cáritas su aprendizaje ha sido que la alquimia se produce «cuando las personas se dan cuenta de que estamos allí, pase lo que pase». Y añade:
«Perciben la confianza, que no les juzgamos, que pueden contar con nosotros. Llegado a este punto puedes permitirte trabajar para que se produzca una transformación»
Eduard Sala, responsable de coordinar la acción social en Cáritas Barcelona, rubrica esta forma de concebir el acompañamiento:
«Se hace desde la mirada de la fe y uno sabe cuándo es mirado así. Supone vaciarse de un mismo para poder escuchar al otro y que éste encuentre sus propias respuestas. Cuando el silencio se permite surge la palabra» 
Anna Basiana, que lleva unos 30 años en la institución, relata:
«Cuando es necesario, lloro con ellos, siento el sufrimiento, y también celebro sus alegrías. Hay momentos que tienes que arriesgarte a tocar tu corazón» 
A Basiana le gusta hablar del río de la vida como metáfora para explicar que éste tiene su curso y, a menudo, hay piedras que obstaculizan el camino: 
«Es como si los trabajadores sociales concienciáramos a las personas de que tienen estos obstáculos y les ayudamos a apartarlos para que puedan fluir»
Así pues, acompañar es amar a la persona para que ésta llegue a ser luz
«Y lo hacemos trabajando desde las capacidades que todo el mundo tiene, en vez de centrarnos en sus limitaciones»
explica Maria Robert, en Cáritas desde el 2009. Esta trabajadora social, tiene muy claro que
«lo importante es hacer camino juntos; no darles recetas sino escucharlas con todos los sentidos y teniendo empatía»
Por otro lado, para Azucena Molinos, con una experiencia de 26 años en Cáritas, acompañar significa liberarse «de juicios y prejuicios y respetar el ritmo personal»
«Sólo así —dice— poniendo el énfasis en sus potencialidades, cada cual puede sacar lo mejor de sí mismo puesto que detrás de la evidente debilidad causada por la precaria situación que viven, tienen capacidades personales que hay que potenciar y fortalecer. Haciéndolo ayudamos a elevar la autoestima».
Com veieu, aquest article del butlletí «El batec de Càritas», núm. 61* és suficientment clar. Gira al voltant de poques idees:
  • Escoltar sempre, sense prejudicis
  • Estar sempre al costat, passi el que passi i guanyar d’aquesta manera la seva confiança
  • I aquesta altra idea en la qual no havíem insistit abans i que em sembla molt interesant: que, tot i consciens de les seves limitacions, intentem ajudar a potenciar les seves capacitats perquè així creixerà la seva autoestima.
Amb estimació tot això ens será factible. En aquest sentit és molt bonica la definició de Càritas del començament del text que torno a mencionar:
Cáritas es, ante todo, amar: caminar de la mano de las personas, mirarlas a los ojos y abrazarlas desde el corazón.
Júlia Santana

___________________________
«El batec de Càritas», núm. 61. Feu clic aquí si el voleu llegir sencer