divendres, 1 de juliol de 2016

Sobre... La forquilla millor de totes

Quédese con el tenedor

Quédese con el tenedor és el títol del conte, d'autor desconegut, que us explicaré.

Sembla tenir una certa relació amb l’àpat que ens espera per celebrar la nostra última trobada del curs, tot i que al piscolabis acostumem a prescindir d’aquesta eina i utilitzem els dits. El conte em va cridar l'atenció; veiem que ens diu:
A una mujer muy conocida en su pueblo le diagnosticaron una enfermedad irreversible y le dieron tres meses de vida. Así que, decidió empezar a poner sus cosas en orden.Llamó a su sacerdote para discutir algunos aspectos de su funeral, qué lecturas hacer y el traje con el que deseaba ser enterrada. También pidió ser enterrada con su Biblia favorita. Cuando parecía que ya estaba todo en orden y el sacerdote estaba a punto de irse, la mujer recordó algo muy importante y expresó que quería ser enterrada con un tenedor en su mano derecha. El sacerdote se quedó mirando a la mujer, sin saber qué decir y, después de un momento dijo: “Claro que sí, no hay ningún problema pero...¿me podría decir la razón? La verdad es que estoy intrigado con la solicitud” 
La mujer prefirió no explicar nada en ese momento. Le dijo al sacerdote que no se preocupara, que ya lo sabría a su debido tiempo. Lo único que le entregó fue una carta sellada que le pidió que la leyera en la misa de su funeral. 
Como estaba previsto, a los tres meses la mujer murió. Al ser tan conocida, a su funeral asistieron un gran número de personas, prácticamente todo el pueblo. Cuando pasaban por delante de su ataúd, todos veían el precioso vestido que llevaba, su biblia favorita y....un tenedor en su mano derecha! 
Llegado el momento de la misa el sacerdote leyó en público la carta que la mujer le dio meses atrás: 
Durante muchos años he asistido a comidas y cenas de compromiso. El mejor momento de todas y cada una de ellas era cuando, ya casi al final, los camareros se llevaban los platos y decían “quédese con el tenedor” Era mi parte preferida porque llegaba el postre. Lo mejor estaba por venir. 
Del llibre Cientos de Cuentos Parábolas para todos. Francisco Cerro Chaves y otros autores. Ed. Monte Carmelo, 2003. Pvp: 10 €
Arriba el final de curs, i esperem que encara no el final de la nostra vida com passa a la protagonista del conte. Però... quína lliçó d’esperança ens dóna! Si tinguessim una mica d’aquest optimisme i confiança en el futur inmediat, viuríem més feliços i capaços d’encomanar-ho a aquelles personas que visitem. La clau d’aquesta esperança està en poder comptar amb l’afecte d’altres persones. El conte ens fa pensar en l’amor de Déu que ens reserva el cel. Però, mentra arriba aquest moment, si fem que la nostra vida sigui repartir afecte, com a instruments del seu amor, tindrem segur un avenç del cel per a les persones que visitem i per a nosaltres mateixos, ja que lliurar afecte i estimació produeix un efecte boomerang. Que visquem, doncs amb esperança i sapiguem comunicar-la com a bons repartidors d'afecte.

Bones vacances a tohom i que els qui us aneu fora no deixeu de mantenir contacte amb els vostres beneficiaris a través d’alguna trucada, una postal... que s’assabentin que allà on estigueu els porteu en el vostre cor.